Santa Cruz: una provincia devastada que arrastra a las Mutuales a la quiebra

    Río Gallegos – Santa Cruz
Trabajadores judiciales protestan frente al edificio del Tribunal Superior de Justicia
Foto Juano Tesone / enviado especial

“Si una provincia quiebra, el gobernador debe ir preso”, dijo Néstor Kirchner en 2002, cuando aún gobernaba Santa Cruz.

Santa Cruz es un caos. Con esta frase se puede resumir la situación económica de quienes la habitan y dependen del salario estatal. Se está rompiendo la cadena de pago y la tensión social sigue en escalada.

Tras 12 años de gestión kirchnerista a nivel nacional, la propia provincia que cobija al clan “K” está sin salud, sin docentes, sin justicia, sin administración pública, etc., a causa de interminables paros por la falta de pago de los salarios. Desde 1987, sólo gobierna el Frente para la Victoria.

Lejos, muy lejos, quedó la apertura de paritarias para el empleado público, en una provincia que vive del empleo público. Si el Estado no paga, la gente no compra, no consume, no salda su tarjeta de crédito, etc.; es una cadena interminable que lleva a todos al precipicio económico.

El principal rojo financiero de Santa Cruz, es su caja jubilatoria, con un déficit anual de $ 2.500 millones. A ello se le suma que ya la Nación no le gira dinero para obra pública, como anteriormente se le adjudicaba a Lázaro Báez. Los tiempos cambiaron.

Los hospitales sólo funcionan con guardias mínimas, las clases aún no empezaron, los trabajadores judiciales lograron un amparo que ordenó al Estado depositar los fondos para pagar los sueldos o será multado, etc., y así el comerciante no tiene a quien venderle. ¿Y los jubilados?. Cobran a los premios y en tramos.

La incoherencia y contradicción del kirchnerismo llega a un punto tan ridículo que a nivel nacional apoyan el conflicto docente, lo valoran y lo alientan y en Santa Cruz repudian a los docentes, no les pagan y los combaten.

Ahora, la gobernadora Alicia Kirchner estaría detrás de un bono de endeudamiento provincial por 200 millones de dólares. De esta forma, Santa Cruz quedaría con una deuda a futuro que excedería dos mandatos después del actual.

Se pagan 86.000 sueldos públicos en una población de poco más de 300.000 habitantes. “Y no eché a nadie”, aclaró la ex Ministra de Desarrollo Social, para después recordar que desde que asumió dijo que la provincia estaba quebrada y apuntó a la falta de ayuda del gobierno nacional. Desde la Casa Rosada aseguran, sin embargo, que no sólo vienen cumpliendo con la coparticipación, sino que le vienen realizando adelantos financieros para que pueda pagar sueldos.

¿Y las Mutuales?. El Estado provincial efectúa los descuentos de haberes por cuota social y servicios pero no les gira los fondos a las entidades, ocasionado un gravísimo perjuicio a todos los asociados y a las arcas de las organizaciones. Lógicamente, fieles al estilo “K”, las más perjudicadas son las que no comulgan abiertamente con la gestión política gobernante, cosa impensada en distrito de caciques.

La Mutual del Personal de la Caja de Servicios Sociales, producto del ahogo financiero por el cual atraviesa y debido a las deudas del Estado Provincial, la CSS y las municipalidades de: Río Gallegos, Caleta Olivia, Puerto Deseado, Los Antiguos, Puerto Santa Cruz, Piedra Buena, etc., propuso a sus asociados vender el Polideportivo como única y última alternativa viable para salir de la crisis. Pero el salvavidas financiero de la gobernadora llegó a tiempo y dilató esta decisión extrema.

Igual camino siguió un municipio que vendió tierras fiscales para pagar salarios, poniendo en riesgo sitios similares de gran valor arqueológico y apetecidos por las mineras.

La Asociación Mutual de Suboficiales y Agentes de la Policía  A.M.S.A. Santa Cruz, se vio forzada a suspender la prestación de varios servicios a los asociados. Su Presidente explicó que: “nosotros sobre los ingresos de la Asociación y los aportes del afiliado mandamos los descuentos al Ministerio de Economía de la provincia, a la Caja de Previsión y hacemos algunos débitos bancarios con el Banco de Santa Cruz, todos por convenio con el Gobierno”, señaló Guerrero. “En los últimos 3 meses hemos mandado casi 10,5 millones de pesos a descuento y nos han entregado 2,4 millones”.

Reconoció que la deuda del Gobierno provincial –tanto el actual como la gestión anterior- asciende a un estimado de $ 45 millones.

Según destacó el titular de la Mutual, la cobertura “se sigue cumpliendo gracias a un plan financiero, muy acotado, pero riguroso al mango en lo que se refiere a gastos”, añadiendo que “estamos trabajando, pero muy ajustados”. Lo que sí se suspendió fueron los convenios con negocios privados, tales como corralones o supermercados. “Si el Gobierno no nos entrega los fondos es imposible cumplir, tenemos el apoyo total de los comerciantes, pero sin ese dinero sería imposible honrar los compromisos en tiempo y forma”, opinó Guerrero, agregando que también quedó suspendida la ejecución de varios proyectos.

“Sabemos que la situación de la provincia es crítica y no alcanza muchas veces para pagar los sueldos del empleado o del policía. Hemos vivido crisis tanto con este gobierno como con el anterior y creo que ésta es la más grande”.

Como el lector podrá observar, se hace muy difícil batallar contra estas retenciones indebidas en provincias manejadas por caciques.