MENDOZA : Cornejo se suma al reclamo de Vidal por fondos nacionales

Antes de terminar su gestión, el gobernador desea poner en marcha una nueva ley de Coparticipación para modificar el reparto de los distintos recursos que provienen de la Nación y la provincia.

Uno de los deseos a largo plazo del gobernador, Alfredo Cornejo, es irse de la gestión con una nueva ley de Coparticipación, que modifique el cálculo tanto de los recursos que vienen de la Nación, como los que la provincia distribuye a los municipios.

Si bien la modificación de la norma nacional no depende de la voluntad o el deseo de Cornejo, sí hay algunas puertas que golpear.

Una de ellas ya está abierta y es la decisión del presidente, Mauricio Macri, de redactar una nueva norma, lo que debía hacerse antes de 1996. Para esto, se inauguró una mesa de diálogo en la que participan todas las provincias, que deben estar de acuerdo con el cambio, con el objetivo de llegar al 2019 con un nuevo texto. Luego debe ser sancionado por el Congreso y ratificado por las legislaturas.

Pero en este largo camino, que requiere de acuerdo pleno, surgió otra alternativa a la que se sumará Mendoza.

La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, denunció al Estado nacional, aunque con el aval de Macri, para que se declare inconstitucional el artículo que establece el tope de $ 650 millones anuales del fondo de reparación histórica para el conurbano.

Ante la demanda, la Corte Suprema citó a 22 provincias, entre ellas Mendoza, para que en un lapso de 60 días planteen su situación. Y hasta allí irá Cornejo, con la causa mendocina y apoyando el reclamo de Buenos Aires, tal como lo confirmó ayer.

Cornejo y explicó en qué va a consistir el planteo mendocino: “Hay que reestructurar la relación Nación- provincias, pero de una manera institucional. Nosotros estamos en igualdad de condiciones que la provincia de Buenos Aires, entendemos que hay que tomar como indicador la cantidad de población a servir por parte del Estado”.

Según planteará Cornejo en su momento, el reparto de los distintos fondos coparticipables debe tener como criterio la cantidad de población, idea que se enfrenta al actual esquema y a la conveniencia de otras provincias, sobre todo las más “chicas”.

Es que si se considera la distribución per cápita, aparecen provincias como Tierra del Fuego, Catamarca o Formosa por delante, mientras que Mendoza está penúltima, 14 casilleros más atrás que las vecinas San Luis y San Juan.

De allí que, lo que para algunos es un perjuicio, como reclamó Buenos Aires, para otros es un beneficio al cual, se supone, no van a renunciar. Es por eso que, según entiende Cornejo, la solución podría aparecer por el lado de la Nación, que tendría que poner la diferencia para equiparar a las provincias relegadas, sin tocar la caja de las más beneficiadas en el reparto.

“Hay que ver cómo se mitiga la problemática de Buenos Aires. O es poniendo plata el Estado nacional, que es la única forma que viable, o es sacándole al resto de las provincias”, dijo Cornejo.

La distribución interna

Lo que sí puede hacer el Gobernador, y ayer insinuó que avanzará, es modificar la ley de coparticipación municipal. Es decir, establecer un nuevo esquema a la hora de distribuir entre los 18 departamentos los fondos provenientes de los pagos por coparticipación federal, regalías recibidas y recaudación de impuestos provinciales.

La idea de Cornejo es premiar a las comunas que gradualmente destinan menos partida presupuestaria al pago de personal (a partir de no crear tanto empleo público), y la invierten en infraestructura.

“Creemos que el otro ponderador importante de recursos es tener en cuenta cómo lo administra cada uno. Hay una cláusula en la ley de Coparticipación municipal, que no se aplica porque se corrigió en los gobiernos de Celso Jaque y Francisco Pérez, y es que si los municipios y las provincias aumentan su tasa de inversión y bajan las de gastos corrientes, reciben más dinero automáticamente al año siguiente”, explicó el Gobernador.