Quiebre en el radicalismo: dos senadores se fueron del bloque oficialista

Se trata de Raúl Ferrer y Walter Soto, disconformes con Cornejo por el armado de lista. La semana pasada fueron protagonistas del faltazo

La Legislatura ha sido la caja de resonancia de los reclamos internos de la Unión Cívica Radical (UCR) y partidos afines al Frente Cambia Mendoza, luego del armado de las listas para las elecciones legislativas de este año. En este caso, los senadores Raúl Ferrer y Walter Soto, anunciaron su salida del Bloque de Senadores, por diferencias con el sector de Alfredo Cornejo, apenas una semana después de protagonizar un faltazo que hizo mucho ruido interno.

El desaire por las listas ya había sido evidenciado por otros partidos, quienes se mostraron disconformes al no ser representados tal como esperaban en los comicios de agosto (primarias) y octubre (generales). Por un lado, Libres del Sur y el Partido Socialista fueron los primeros en pegar el grito en el cielo, al no contar con representantes. Según denunciaron, hubo “presiones” del Pro a nivel nacional “para que el progresismo no cuente con precandidatos”.

Sin embargo, la semana pasada en la Legislatura, el oficialismo no contó con quórum propio en el Senado, en la sesión que planeaba discutir proyectos como la modificación del Código Procesal Civil y el plan de Ordenamiento Territorial.

Dos de los cuatro senadores que faltaron a dicha sesión fueron Ferrer y Soto, quienes hoy confirmaron su salida del bloque.

El martes pasado, Ferrer admitió a Los Andes que hubo “diferencias en el armado de las listas”, aunque negó que haya sido una “jugada política” la de faltar a la sesión y hacerle el juego a los legisladores del PJ, quienes decidieron no entrar al recinto y evitar así que se aprobaran las leyes que ya tenían consenso de ellos mismos en comisiones.

De hecho, el lasherino se quedó afuera y no consiguió lugar para intentar mantener su banca en la Legislatura provincial; lo mismo que el senador de Santa Rosa.

Por el lado de Soto, él mismo intentó ser precandidato a intendente de Santa Rosa en las últimas elecciones, pero luego bajó su candidatura por pedido de Cornejo.

El mandatario, visiblemente enojado por la sesión caída, adelantó que si no regulaba la propia Legislatura sanciones para los diputados y senadores que falten, el propio Ejecutivo enviaría un proyecto de ley.

¿Autoritarismo de Cornejo?

En diálogo con los medios de comunicación, Ferrer dio sus razones sobre la salida del Frente Cambia Mendoza junto a Soto, y criticó la falta de discusión interna en los proyectos enviados por el propio Poder Ejecutivo.

“Nos vamos porque tenemos la necesidad de poder dar nuestra opinión. Hemos votado proyectos que llegaron la noche anterior”, sostuvo el Senador, y deslizó que las propuestas que venían del propio seno del Gobernador prácticamente no dejaban espacio para la discusión interna.

“Hemos votado proyectos que llegaron de la noche a la mañana”, denunció Ferrer.

En esta misma línea indicó que no han sido escuchados por el mismo oficialismo. “Nos vamos porque las formas y métodos de tratar las leyes no nos gustan”, sintetizó.

Finalmente, volvió a negar que su salida haya sido producto del cierre de listas, aseguró que “nunca” pidió la reelección, y aprovechó a lanzar un dardo venenoso al propio Cornejo.

“Yo no le pedí la reelección ni al Gobernador, ni al intendente de mi departamento con el cual no me hablo hace cuatro meses (Daniel Orozco, de Las Heras); ni al dirigente Julio Cobos; ni a Laura Montero; ni a Ernesto Sanz”, acotó Ferrer.

“No creo en las reelecciones. Mendoza es una provincia muy ordenada en este ámbito y creo que debería replicarse al resto de los cargos”, expresó, dejando en claro su postura en contra a un posible nuevo intento de reformar la Constitución por parte del Gobernador, y así poder pelear una reelección en su mandato.