Mientras se multiplican los despidos, la importación de calzados aumentó 80%

En el 2015 ingresaron nueve millones de pares, en el primer semestre de 2017 ronda casi los 16 millones. El director del Observatorio de Importaciones de Santa Fe, Sergio Buchara afirmó: “Vemos con extrema preocupación la situación”.

En los últimos dos años la importación de calzados aumentó en un 80 por ciento. En 2015 la cantidad de pares que llegaban del exterior era de 9.021.621 millones, al año siguiente se recibieron 12.270.657 y este año la cifra ascendió a 15.865.505. Los datos corresponden al último relevamiento realizado por el Observatorio de importaciones de la provincia de Santa Fe.

Sergio Buchara, director del Observatorio indicó: “vemos con extrema preocupación esta apertura de calzado importado”, en declaraciones al portal Conclusión.

En Acebal, por ejemplo, la situación es “dramática”. Allí se han producido suspensiones a algunos de los 500 trabajadores en unas 50 Pymes del calzado, junto con proveedores, vendedores de insumos para la industria, que son afectados por la crisis. A esta región se le suman fábricas del cordón industrial de Rosario, que “también están sintiendo el efecto”.

“Con recesión y con caída del consumo en general la población está priorizando la alimentación y algunos insumos que no son el calzado, también por el costo de los mismos”, describe el panorama el director provincial santafecino de Coordinación y Gestión.

Buchara adelantó que junto con la Cámara del Calzado se presentará a la Secretaría de Comercio para “mostrar la dificultad del sector ante esta decisión política del Gobierno nacional”. En este sentido, se planteará la posibilidad de subir aranceles a los calzados importados que compiten con los que se fabrican en Santa Fe.

Por otra parte, el costo de los calzados importados, según Buchara, no es más económico que los locales. “Se mantienen precios elevados para lo que es el poder adquisitivo. No es que ha bajado en gran medida el precio como lo pretende el Gobierno nacional”, aseguró.